Reunir la documentación que pide inmigración con frecuencia resulta estresante y requiere dedicación. Entender cuáles son los documentos que cada una de las instituciones solicita para que usted realice su trámite hace que el proceso sea más efectivo. Sin embargo, con frecuencia esto no es así de fácil.

A menudo la información que las instituciones gubernamentales y educativas y las asociaciones profesionales proporcionan no es suficiente, resulta incoherente y está repleta de terminología legal poco clara. Esto provoca que incluso cuando uno piensa que ya entendió cuáles son los requisitos de traducción que se piden, la terminología utilizada nos deje con una sensación de duda sobre si sí o no hemos reunido toda la documentación. Saber descifrar esta terminología le ayudará a sentirse más tranquilo y seguro al elegir los servicios de traducción que necesita.

A continuación le presento una lista sobre la terminología de traducción más utilizada para que de ahora en adelante la entienda.

 

Traducción Oficial o Traducción Certificada

El término “traducción oficial” a menudo aparece en los requisitos que exigen las instituciones. No obstante, se trata de un término que carece de un significado concreto; es un término vacío que no es reconocido ni legal ni institucionalmente. En este contexto, se puede decir que el término “oficial” se refiere a la traducción certificada. Una traducción certificada es una traducción hecha por un traductor certificado que es miembro del órgano regulador de traductores a nivel de provincia. En Ontario, por ejemplo, dicho órgano regulador es la Asociación de Traductores e Intérpretes de Ontario  (ATIO, por sus siglas en inglés: www.atio.on.ca). Toda traducción certificada debe ir acompañada de una declaración por parte del traductor, debe contar con una estampa o sello con el nombre completo del traductor y el número oficial del traductor.

Para obtener más información en cuanto a los órganos reguladores de traductores en otras provincias, por favor visite el sitio web del Consejo de Traductores, Terminólogos e Intérpretes de Canadá (CTTIC, por sus siglas en inglés: www.cttic.org).

 

Traductores Certificados o Traductores Profesionales

Todo traductor certificado es un traductor profesional. No todo traductor profesional es un traductor certificado. Veamos por qué. Un traductor certificado es un miembro de uno o más órganos reguladores de traductores a nivel de provincia. Por ejemplo, en mi caso, soy una traductora certificada y  miembro de ATIO, ATIA, OTTIAQ y STIBC. Esto permite que mis traducciones sean válidas en instituciones gubernamentales y académicas localizadas en Ontario, Alberta, Quebec y Colombia Británica, respectivamente.

Los traductores certificados deben completar la formación y la educación obligatoria que encomienda cada provincia, deben pasar dos exámenes, uno de ingreso y el otro de certificación, y deben hacer un juramento en que se comprometen a proporcionar traducciones fieles y veraces. Una vez que se han completado todos estos requisitos, el traductor certificado recibe una estampa o un sello oficial con el nombre del traductor y un número que lo identifica como miembro oficial, todo lo cual certifica la veracidad y la legalidad de la traducción. Dado que estos requisitos funcionan como garantía, las traducciones certificadas son reconocidas y aceptadas por la gran mayoría de las instituciones y los organismos gubernamentales, entre los que destaca CIC.

Declaración Jurada Notariada

Algunas instituciones y programas requieren una traducción notariada. Una traducción notariada es una traducción que incluye una declaración jurada firmada y sellada por un abogado, asesor jurídico o notario. La declaración jurada se utiliza para verificar que la traducción de un documento refleje con exactitud lo que está escrito en la lengua del documento original. Lea con cuidado los requisitos porque es muy frecuente que una certificación notarial no sea necesaria si un traductor certificado hace la traducción. Recuerde que al elegir un traductor certificado no solo garantiza la precisión de la traducción de los documentos, sino que también ahorra dinero. Para más información, por favor consulte: http://www.cic.gc.ca/english/resources/tools/cit/admin/general/translation.asp

Es importante que tome en cuenta que una traducción notariada solo valida la firma del traductor y no la fidelidad de la traducción en sí. Esto significa que no todas las traducciones notariadas son aceptadas por las instituciones.

Aprobadas por el Ministerio

Los requisitos para los documentos expedidos a nivel de provincia, como por ejemplo las licencias de manejo, son dictados específicamente por cada ministerio y se encuentran en los sitios web del ministerio. El Ministerio de Transporte de Canadá exige que las licencias de manejo se traduzcan por un traductor aprobado por el ministerio; esto incluye a los traductores de “embajadas no canadienses, consulados y oficinas del alto comisionado” pero no incluye a los “traductores del país en que la licencia fue expedida”. El Ministerio de Transporte de Ontario acepta traductores certificados por ATIO.

Es muy importante que la traducción de sus documentos cumpla con los requisitos que dicta la institución en que los documentos se deberán presentar. De no cumplir con los requisitos, deberá volver a traducir los documentos y presentarlos de nuevo, lo cual conlleva tanto la pérdida de tiempo como de dinero. Si no está seguro sobre los requisitos que las instituciones le piden, o si va a presentar los documentos en más de una institución, es recomendable que solicite los servicios de un traductor certificado.

Si tiene alguna pregunta, por favor comuníquese conmigo a través del siguiente correo electrónico: info@lorettamurphytranslations.com.

For English version, please click here.

Para a versão em português, por favor clique aqui.

© 2016.  Loretta Murphy Translations. All Rights Reserved.